Ernesto Briceño

Cordes del Món – Suite transibérica

¡Buenos y soleados días!

Espero la música os rodee y seais todos muy felices. 🙂

Hoy, para acabar la semana y para retomar la dinámica fideliana os quiero hablar de un proyecto que en mi opinión es muy interesante. Por dos motivos, empodera a los maravillosos fiddlers de nuestra Península y tiene una perspectiva inclusiva y abierta de la Música.

Este proyecto, se llama Cordes del Món y su director musical es el violinista y pedagogo Ernesto Briceño. Cómo describir a Cordes del Món… ¿es una orquesta de cuerda en torno a las músicas del mundo?… es mucho más. Es un proyecto que como ellos mismos describen “se basa en el patrimonio y en el hecho musical, para promover relaciones con otras expresiones culturales, basando el proceso en el ámbito del trabajo social” por ello,  hay otras dos partes importantes implicadas y son El Museu Etnològic de Barcelona y el Taller de Músics.

Prueba de ello es el curso/fin de semana al que tuve la suerte de atender en el Conservatorio Profesional Rafael Frühbeck de Burgos el pasado Febrero. El encuentro en Burgos, organizado por Violín Creativo, fue un intenso viaje a través de ritmos peninsulares comunes con la ayuda, además, de dos músicos excepcionales pertenecientes a la banda Coetus, Aleix Tobias y Didac Ruiz y otros muchos músicos pertenecientes tanto a la banda “base” de Cordes del Món como al Taller de Músics. Fue un viaje en el que compartimos, disfrutamos, reímos e hicimos Música juntos, a través de la Música fuimos capaces de llegar a un terreno de inclusión donde entender que nos une más de lo que nos separa y crear un terreno poderoso de expresión conjunta. Esta, al menos, es mi lectura.

Presentamos, además, al final del fin de semana, la “Suite Transibérica”, prueba “tangible” de ese viaje conjunto, una selección de piezas de raiz ibérica y mediterránea.

Lo que me parece realmente poderoso de todo este proyecto es que todos esos músicos jóvenes, estudiantes del conservatorio, puedan observar otra manera diferente de hacer música y consagrarse a este arte de manera más completa. Bravo. Y, como suele decirse, para muestra un botón, os dejo con el teaser de un video documental que se está preparando sobre la Suite Transibérica de Cordes del Món. Recomendable seguir este proyecto pues nace del profundo Amor a la Música.

Buen viaje,

B… creative!

Anuncios

De rarezas “fiddlelísticas”

¡Hola Fideles!

¡Ya estoy aquí de nuevo! quiero escribir este post para presentar isntrumentos relación con el violín pero de alguna manera de nueva invención. Ya no sólo tenemos por qué tocar nuestro habitual violín de 4 cuerdas, existen muchas posibilidades para experimentar, para poder sonar de otra manera con la misma técnica… ¡para pasarlo doblemente bien!

No haré un estudio extenso, os presentaré instrumentos que he tenido la oportunidad de conocer y de escuchar de alguna manera, estoy segura de que existen muchos otros en esta lista de rarezas así que… ¡sentíos libres de comentar y presentarlos!

Comenzaré por el violín trompeta o strohviol. Sí, violín trompeta. ¿Por qué se llama así? Porque amplifica su sonido a través de una campana de trompeta. Lo inventó John Matthias Augustus Stroh en el siglo XIX y hay otras variantes como el phonofiddle o su versión del instrumento en Rumanía. Se usó sobre todo, en estudios de grabación antes de los años 20 – 30 pues permitía direccionar más el sonido aunque este fuera diferente al de un violín. Desde luego que este instrumento alegra el corazón ¿eh?

Creo que ahora le toca el turno a los violines con cuerdas simpáticas y con ellos nos vamos a un territorio sonoro diferente. Son mi debilidad aunque hay gente a quien le resultan irritantes. Por una parte está el hardanger fiddle (hardingele S. XVI) y el latfiol. El primero de Noruega y el segundo de Suecia. En este caso, sobre todo en el primero, a pesar de tener la misma forma que el violín, las distancias varían pues es un poco más pequeño y las afinaciones también varían en base a las piezas que se van a interpretar. Las cuerdas simpáticas tampoco están afinadas en nuestro habitual G D A E, también varía un poco la técnica de arco y por desgracia fue un instrumento estigmatizado por la iglesia… ¿qué produce al ser tocado que lo asociaban al diablo?

Y estos violines de cuerdas simpáticas, nos llevan a un precioso proyecto del que forma parte el violinista Ernesto Briceño. Este proyecto se llama Persimpatía. Es una película documental tributo a Ricard Margarit, que fue un luthier catalán que, además de ser inspiración de músicos y colegas, construyó sus propios violines con cuerdas simpáticas. Muchas cuerdas simpáticas. Hay sólo 4 violines de este tipo en el mundo (construidos por él) y Persimpatía quiere mostrar lo importante del legado de Ricard. Uno de los violinistas que posee uno de sus violines es Zoltán Lantos (de él hablaré otro día pues es un músico maravilloso). No me diréis que no es precioso todo, olé por este proyecto:

Y después de este kit kat sonoro, nos acercamos a lo más reciente. Por una parte están nuestros conocidos violines de 5 cuerdas o también llamados violín-viola. Nacen en los 60 para los músicos curiosos con ganas de hacer cosas diferentes en cuanto a improvisación y sacar más partido al instrumento. Lo popularizó Bobby Hicks y su sonido es muy parecido al de un violín/fiddle. La caja puede ser un poquitín más grande y la cuerda extra es un C grave. También se han popularizado violines eléctricos de 6 y 7 cuerdas. Uno de los luthieres más conocidos aquí es Barry Dudley aunque es estadounidense.

Por último, aunque muchos los conocéis seguro, os hablaré de violines de otros materiales. No sé si podrían llamarse violines pues responden a su forma pero no a la manera en que su material vibra y su sonido. Para mí son un instrumento diferente con una sonoridad muy curiosa. Son los violines de fibra de carbono. Hace tiempo que se ven guitarras y otros instrumentos de fibra en Europa pero es desde hace poco que comienzan a verse violines y chelos y en España, desde hace muy poco. Ya que esto es el blog del fiddle en castellano, debo mostraros los primeros violines de fibra hechos de manera profesional en la Península. Son violines de fibra de carbono de afinación normal y barítonos (es decir, con la misma afinación una octava más grave). Se llaman Qarbonia. Aquí el violinista Ara Maliquian improvisa con uno:

Bueno fideles, me despido. ¡Espero que os haya gustado este recorrido!